01 marzo 2022

Cuaresma

Querida comunidad educativa:

 

Con el miércoles de ceniza iniciamos el tiempo de cuaresma, tiempo de gracia y renovación.

La imposición de la ceniza, signo de humildad, es para el cristiano una llamado a recodar su origen y su fin, así, como una llamada a conversión: “polvo eres y en polvo te convertirás” - “conviértete y cree en el Evangelio”.

 

Necesitamos volver a Dios, Él nos ama profundamente y como en la parábola del Hijo prodigo, Él nos espera con los brazos abiertos, quiere hablar y habitar en nuestros corazones. La cuaresma es una puerta hacia la renovación personal, una posibilidad para la reflexión y la autocrítica, en la que la palabra de Dios nos invita a ponernos en camino hacia la Pascua.

 

Por medio del silencio interior y la acogida de la buena Noticia del amor de Dios, el mundo se abre a la esperanza, pues, del amor a Dios se desprende el amor al prójimo y a toda la creación. Son evidentes las grandes dificultades por las que atraviesa la humanidad, dificultades que nos competen y no pueden ser ajenas a todos, de ahí la importancia de la cuaresma, hemos de detenernos y con humildad plantearnos cómo estamos viviendo. El Papa Francisco en su mensaje para la cuaresma de este años nos invita a que no nos cansemos de hacer el bien (Ga 6,9), no nos cansemos de orar; por lo menos, desde la Milagrosa, es en lo que insistimos con vuestros hijos.

En medio de tantos ruidos, de tantas ocupaciones, detenernos y hacer silencio es la forma en que se nos invita a la acogida de Dios ¡busquemos escuchar su voz!, de modo que encontremos respuestas a tantos interrogantes; ante tantas dificultades y sufrimientos Dios no se queda indiferente, prepara este tiempo de cuaresma para nosotros, de modo que viviendo con intensidad es tiempo, también se de en nosotros el misterio de la salvación, hacer Pascua: pasar de la muerte a la Vida, de la esclavitud a la libertad. Dios en Jesucristo quiere realizar esto en nosotros, no todo permanece igual, los tiempos cambian, todo cambia; nosotros, por medio de la cuaresma estamos llamados a cambiar, eso es convertirse, sólo Dios hace todas las cosas nuevas y la cuaresma nos ofrece la posibilidad de vivir esa novedad.

Alexander Alzate Rondón

Capellán Colegio Diocesano La Milagrosa

Comparte esta noticia en tus redes sociales: